Murió la cantante Miriam Makeba


Miriam Makeba, la primera gran figura de su país en sufrir el exilio por su postura contra el apartheid, falleció esta madrugada a los 76 años a causa de un paro cardíaco, tras presentarse en un concierto en Italia a favor del escritor Roberto Saviano, amenazado de muerte por la mafia.

Voz legendaria del continente africano y un símbolo de la lucha contra el régimen del apartheid, Miriam Makeba se encontró mal después de haber cantado media hora en un concierto dedicado al joven autor del libro Gomorra en Castel Volturno, cerca de Nápoles.

En Gomorra, Roberto Saviano sumerge al lector en el imperio de la Camorra con sus tráficos, sus jefes y sus clanes. El libro, traducido a cuarenta idiomas, fue adaptado para el cine y obtuvo el premio del jurado en el último festival de Cannes antes de ser elegido para representar a Italia en los Oscar.

"Fue la última en salir al escenario, después de otros cantantes. Hubo un bis y en ese momento alguien preguntó si había algún médico entre el público. Miriam Makeba se había desmayado y estaba en el suelo", según relataron las fuentes. Trasladada rápidamente a una clínica de Castel Volturno, falleció a los pocos minutos producto de un paro cardíaco.

Fuente: LaNacion.com


En la Argentina y en todo el mundo, el nombre de Miriam Makeba, elegida en el puesto 38 en la lista de los 100 sudafricanos más importantes de la historia, quedó ineludiblemente ligado a su mayor éxito, la canción "Pata pata", cuyo ritmo alegre y pegadizo se repetía en radios, disquerías y boîtes en los últimos años de la década del 60.

Hija de un sangoma ("sanador" místico y tradicional de la tribu xhosa), nacida en Johannesburgo el 4 de marzo de 1932, Makeba grabó su primer disco sencillo en 1953, junto a los Black Manhattan Brothers, grupo al que dejó para unirse al conjunto femenino Skylarks.

Pero 1959 fue el año en que su carrera dio el gran salto, a raíz de su participación en el musical African Jazz And Variety y en el documental "Come back Africa", que le valió invitaciones para cantar en Europa y Estados Unidos. En este último país, el cantante y defensor de los derechos civiles Harry Belafonte le pidió que lo acompañara en una serie de actuaciones en el Carnegie Hall.

Fue una crítica incansable de las injusticias del régimen de segregación racial y el gobierno de Sudáfrica le revocó su pasaporte en 1960 cuando intentaba regresar para el entierro de su madre. Fue, a partir de entonces y durante 30 años, una ciudadana del mundo. En 1963 se dirigió a la Asamblea de las Naciones Unidas para denunciar "la pesadilla de brutalidad policial y terrorismo oficial" que vivía su país.

En la actualidad, Makeba había grabado una treintena de álbumes. Muy atrás quedaron las épocas en las que su pelo dio pie a la moda del peinado "afro" entre la población de raza negra, que reinó en los 70. En 1975, la cantante trabajó durante un año como delegada de Guinea en la ONU. En 1986 recibió el Premio de la Paz Dag Hammerskjold, por su activismo contra el apartheid. Un año después, su popularidad volvió a trepar vertiginosamente cuando apareció junto a Paul Simon en la gira que hizo el cantante norteamericano a raíz de la edición de su disco "Graceland".

En 1988 se levantó en Sudáfrica la prohibición que pesaba sobre sus discos. Tras la liberación de Nelson Mandela de prisión, Makeba regresó a su tierra, donde en abril de 1991 ofreció allí su primer recital tras una ausencia de 30 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario