Murió la actriz María Aurelia Bisutti


14.04.10 - Argentina.- Tenía 79 años. La actriz murió ayer a raíz de un paro cardíaco. Hizo historia en la TV, el teatro y el cine, con títulos como "La pulpera de Santa Lucía", "Tres destinos" o "Mujeres en presidio".

Fuente: Clarin.com
La risotada franca o el inconfundible pelo rubio? ¿El escote vertiginoso o la mirada perdida en la nostalgia de tiempos lindos? ¿El teatro más jugado o las telenovelas de la tarde? A la hora de recordar a María Aurelia Bisutti, la actriz argentina que murió ayer, a los 79 años, cada uno elegirá cuándo y en qué ubicarla. Porque ella no hizo todo, pero hizo realmente mucho.

Su carrera en el teatro empezó en 1958, y la TV la convirtió en reina de las telenovelas en una época en que -sin videotapes y, por supuesto, sin caseteras- un éxito del género paraba literalmente al país. Hizo más de 30 películas, pero su estrella se fue apagando en los '90, hasta que José María Muscari pensó en ella para su obra de teatro Piel de chancho, en 2006. Fue su último contacto directo con el público, lo más cerca que estuvo de su mayor deseo: recuperar el brillo, reinventar a la actriz.

María Aurelia, la hija de italianos que no quiso ponerse otro nombre artístico, estaba internada desde hace un tiempo en una clínica geriátrica de Ingeniero Maschwitz, donde murió a raíz de un paro cardiorrespiratorio. Sus restos descansan en el Panteón de Actores del cementerio de la Chacarita.

Desde el Teleteatro para la hora del té, a mediados de los '50, su popularidad fue creciendo tanto gracias a las telenovelas, que el error más frecuente es encasillar a Bisutti como una heroína del género. Lo fue, por supuesto. Y de las más tradicionales. Pero también hizo papeles muy audaces en la propia TV, como en Mujeres en presidio, que por la pantalla de Canal 9, y en 1967, se adelantó a muchas de las ficciones actuales, con escenas de maltrato policial y de sugerido lesbianismo incluídas.

Sin embargo, fue en el cine donde María Aurelia demostró una versatilidad sorprendente. En 1960 fue protagonista de Los de la mesa 10, un filme de Simón Feldman con libro de Osvaldo Dragún, que la llevó hasta el Festival de Berlín. Y en 1970 filmó junto a Norberto Aroldi Con alma y vida, un policial con muchas escenas de acción, otras de agresivo erotismo, y sin dobles. En otras películas también la dirigieron desde Hugo del Carril hasta Lucas Demare y Leopoldo Torre Nilson. Esos fueron algunos de los hitos de esta mujer exuberante en todo el sentido de la palabra (había que verla contar anécdotas con la misma pasión con que las había vivido), que no debutó en teatro con una comedia, sino nada menos que con Panorama desde el puente, de Arthur Miller.Y que, desde entonces, fue la "niña mimada" de Margarita Xirgu, Narciso Ibáñez Menta y Pedro López Lagar, por nombrar algunos de los que le marcaron el camino.

Madre de la también actriz Paola Papini, de la que tuvo dos nietos -Cristóbal y Catalina-, Bisutti se casó en 1962 con el empresario Fito Papini, pero el matrimonio duró dos años. Ya en los 80 estuvo en pareja con Tito Martino.Y en el medio, los rumores de romance (con Rodolfo Bebán, por ejemplo) aparecían cada vez que armaba una dupla en cine, en teatro o en la tele.

En 2003 fue distinguida por la Legislatura porteña con un diploma que reconocía su larga trayectoria. Sin embargo ella quería simplemente volver a trabajar y por eso sostenía, con tono de queja pero no sin razón que "con la televisión ocurre que hay mucha gente joven que no se molesta en averguar quién es quién, y se empiezan a manejar con un grupo de gente, y ahí se quedan".

Rodolfo Bebán, Rodolfo Salerno, Eduardo Rudy, José María Langlais, Oscar Ferrigno, Federico Luppi, Antonio Grimau... pocos galanes de aquella camada de recios dejaron de pasar por los brazos de la rubia, que se especializaba en sufrir mucho y en besar apasionadamente (ver Aquel beso...). Algunos de los títulos que protagonizó son los que hicieron la historia de la pantalla argentina: Tres destinos, Alta comedia, Su comedia favorita, Historias de jóvenes, Cuatro hombres para Eva, Nostalgias del tiempo lindo, El sátiro, Malevo, Nino, Coraje mamá... En el '92 volvió por un tiempo al género en Inolvidable. Pero más allá de que su estilo apareciera en los últimos tiempos como pasado de moda, más allá de prejuicios, de olvidos o de cualquier otra circunstancia, su nombre, su figura, su risa, sus besos y sus llantos, forman parte de la memoria colectiva de los argentinos.«

No hay comentarios:

Publicar un comentario