Murió Solomon Burke



11.10.10 - Nadie fusionó el gospel, el soul, el blues y el rock como Solomon Burke, que falleció ayer a los 70 años. Su muerte se debió a un infarto al corazón, mientras volaba desde Los Angeles a Holanda para presentar su último album en Europa.

En los ‘60, Burke se convirtió en el “rey del rock & soul”, aunque siempre a la sombra de Sam Cooke y Otis Redding. Escribió algunos hits, uno de los cuales pertenece a la categoría de inmortales: Everybody Needs Somebody to Love .

Apenas acababa de dar a conocer el pegadizo tema en 1964 cuando los Rolling Stones presentaron su versión rockera. Wilson Pickett, los Blues Brothers y muchos otros lo hicieron después.

Con otra canción se anotó su segundo éxito, Cry to Me , que fue un éxito en los ‘60 y otro aún mayor cuando, en 1985, integró la banda de sonido de Dirty Dancing .

Burke -que tenía un show pautado para el sábado y que había sacado un nuevo álbum producido por el también recientemente fallecido Willie Mitchell- regresó con todo en el 2001, cuando entró al Salón de la Fama del Rock & Roll y al sacar, al año siguiente, el álbum Don’t Give Up on Me con el que ganó el Grammy al mejor álbum de blues contemporáneo.

En ese disco escribieron canciones -en algunos casos específicamente para él- artistas como Bob Dylan, Van Morrison, Elvis Costello o Brian Wilson. En 2006 hizo lo propio con un álbum virado al country y titulado Nashville .

Burke, católico nacido en Filadelfia, dejó 21 hijos y 90 nietos. Y murió dejando otra herencia: con la banda de rock holandesa De Dijk grabó un álbum, Hold On Tight , que se editará en breve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario