Uruguay: Docentes con falta de educación vocal

27.06.11 - Montevideo.- Mariana es maestra hace 23 años, pero desde hace una década no tiene alumnos. Después de años en los que cada semana perdía la voz, la operaron de las cuerdas vocales y le dijeron que si quería mejorarse debía dejar el aula.
Desde entonces realiza lo que se conoce como "docencia indirecta": tareas de administración, adscripción y secretaría que no le implican hablar durante cuatro horas. "No es a lo que uno aspiró como carrera", se lamenta.

Fuente: ElPais.com.uy | Red Colombiana de Voz hablada y cantada

Mariana tuvo una disfonía. Según Liliana Palma, jefa del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Pereira Rossell, la disfonía no se considera una enfermedad en sí, sino un síntoma que indica problemas en la laringe, órgano involucrado en la respiración, la alimentación y la protección del aparato respiratorio. En su interior se encuentran las cuerdas vocales.

"La cuerda vocal es como un instrumento de música. Tiene que estar perfecto para que el sonido salga bien. Cualquier alteración produce disfonía", explicó Palma, ex presidenta de la Sociedad de Otorrinolaringología del Uruguay.

Las alteraciones que la afecten pueden ser: procesos infecciosos; lesiones tras la inhalación de sustancias químicas; reflujo provocado por los ácidos del estómago; o pueden ser consecuencia del mal uso de la voz, como en el caso de Mariana.

Si la persona respira mal, utiliza un tono de voz demasiado alto o habla sometida a mucha tensión, puede sufrir una disfonía. La laringe no funciona como debería, siente dolor y su voz se altera. Se queda ronca.

Este tipo de disfonías se conocen como "funcionales" y se asocian con la utilización de la voz como herramienta de trabajo. Es por eso que docentes y cantantes son a quienes más las padecen.

La sufre 33% de los maestros uruguayos, según la "Encuesta Unesco de condiciones de trabajo y salud docente", estudio realizado en 2004 por la Oficina Regional de Educación de Unesco para América Latina, junto a la Universidad de la República.

A siete años de realizado el estudio de la Unesco los maestros no suelen tener formación curricular sobre técnicas de manejo de la voz. Sí hay talleres optativos.

"Vemos chiquilinas de 22, 23 años, recién recibidas, ya con nódulos. No tienen ninguna prevención para la voz", expresa Marcia López de Alda, coordinadora del Área de Voz de la Licenciatura en Fonoaudiología. "Sería ideal que antes de salir al ruedo tuvieran formación vocal."

Los nódulos, explica Palma, son como "pequeños callitos" que se forman en las cuerdas vocales cuando se hace un gran esfuerzo al hablar y este esfuerzo se prolonga en el tiempo, como en el caso de los docentes.

"Para que salga la voz las cuerdas tienen que estar una contra otra", ilustra la otorrinolaringóloga. Cuando una persona tiene nódulos "las cuerdas no se juntan y se le escapa el aire". En consecuencia, hace un esfuerzo mayor y aumenta el daño en sus cuerdas.

Si los nódulos no desaparecen con ejercicios de Foniatría -técnicas de respiración, ejercicios de posturas, adecuación de la voz al volumen correcto-, deben operarse. A veces, como en el caso de Mariana, las cuerdas no se recuperan si no se abandona la tarea.

Prevención.

En la Universidad de la República comenzaron a dictarse cursos de educación de la voz para docentes de la Facultad de Derecho. La fonoaudióloga Gabriela Collaso explicó que apuntan a prevenir disfonías porque los salones grandes, la mala acústica y el ruido de la calle hacen que los docentes sobre exijan sus cuerdas vocales.

Liliana Palma, por su parte, advirtió que los jóvenes que comienzan a cantar o actuar también deberían formarse en técnicas del habla.

Los especialistas advierten que si una disfonía se prolonga por más de 15 días, se debe consultar al médico, porque pueden dar cuenta de un problema más complejo en las cuerdas vocales. Las alteraciones en la voz también pueden verse en niños hiperactivos o con personalidades líderes.

Preguntas frecuentes.

¿Qué son las disfonías?
Son alteraciones en la voz que indican la presencia de problemas en la laringe, órgano de la garganta donde se encuentran las cuerdas vocales.

¿Qué las provoca?
Cualquier alteración en la laringe: infecciones, quemaduras por inhalación, reflujo gastroesofágico, defectos congénitos, tabaquismo o mal uso de las cuerdas vocales.

¿Quienes las sufren?
Los profesionales de la voz (docentes, cantantes y actores) son propensos a sufrir disfonía, especialmente las funcionales, provocadas por una mala respiración y una sobreexigencia de las cuerdas vocales.

¿Cómo se tratan?
Abordando la causa. En el caso de las funcionales, las más frecuentes, se recomiendan ejercicios de Foniatría que apuntan principalmente a corregir la respiración, la postura y el volumen de la voz.

¿Traen complicaciones?
Sí, se forman nódulos, pequeños callos sobre las cuerdas vocales que hacen que el aire se escape al hablar. Algunos nódulos se mejoran con ejercicios, otros deben ser extraídos quirúrgicamente. Los esfuerzos en la voz también pueden provocar pólipos hemorrágicos (hemorragias en la mucosa de la laringe).

No hay comentarios:

Publicar un comentario