Tips de la Voz | Disfonías, nuestra alarma natural

19.01.12 - Por lo general, cuando nuestro aparato fonador sufre alguna modificación en el sonido, o padece un trastorno, no sentimos molestias. La alarma no es el dolor, sino la modificación en nuestra voz, en el sonido.

Fuente: Red Colombiana de Voz Hablada y Cantada

Cuando la calidad de la voz es alterada se está produciendo lo que se conoce como disfonía, un trastorno momentáneo o duradero y que puede ser provocada por múltiples factores. Para entenderlo es preciso conocer que la disfonía se clasifica en dos grandes categorías que son la de comienzo agudo y la de comienzo crónico.

El otorrinolaringólogo Gabriel Molina Mañé nos explica que la disfonía aguda es la más frecuente y suele estar provocada por una inflamación de la laringe que se trata reposando la voz, tomando muchos líquidos, humidificación con medicamentos que evitan la tos y disminuyen las secreciones y evitando factores agresivos de la mucosa faringolaríngea.

"En caso de que se sospeche de una infección bacteriana secundaria deben prescribirse antibióticos. En ausencia de infección, la laringitis aguda puede ser debida a irritantes químicos o ambientales", señala Molina Mañé.

La disfonía crónica puede ser consecuencia de un reflujo faríngeo o gastroesofágico u otros factores como pólipos benignos, nódulos en las cuerdas vocales, papilomatosis laríngea (causada por el Virus del Papiloma Humano), inflamación crónica por tabaquismo o abuso de la voz, tumoraciones malignas, parálisis de las cuerdas vocales por causa de alguna enfermedad neurológica, entre otras causas posibles.

Dado los múltiples factores relacionados a la disfonía, el examen médico es bien detallado. En un paciente con disfonía hay que preguntar por cuanto tiempo ha presentado los síntomas, esto determina si el proceso es agudo o crónico. Si ha presentado dolor de garganta al tragar, dolor de oído, tos, esputo sanguinolento (expulsión de sangre al toser), a qué se dedica y cuáles son los hábitos del paciente. También es importante saber si ha presentado reflujo gastroesofágico y de qué manera se presenta la disfonía, si en la mañana, en la tarde o en ambos momentos.

"Estas sintomatologías pueden indicar problemas en la faringe, esófago y laringe. La tos puede estar asociada a patología pulmonar, como por ejemplo, cáncer de pulmón. El esputo sanguinolento y hemoptisis es un síntoma potencialmente importante y puede anunciar una posible neoplasia (crecimiento anormal de algunas células)", advirtió el especialista.

Complicaciones. Cuando la disfonía se presenta por más de dos semanas será necesario aplicar otros estudios más exhaustivos como una exploración completa de cabeza, cuello y exploración laríngea, endoscopia (faringolaríngea), radiografía de tórax, exámenes de sangre y hormonales, prueba de tuberculosis tomografía y resonancia magnética.

A cuidarse. La disfonía puede prevenirse evitando el mal uso y abuso de la voz y factores que afecten la laringe como el tabaquismo o irritantes químicos.

"Cuando hay trastornos de la voz se deben evitar los remedios caseros y acudir al especialista en otorrinolaringología y, si el especialista lo indica, acudir a un foniatra que es el terapista del habla.

La afonía: su característica principal

"Se produce cuando no se emite ningún sonido por déficit vibratorio, y la voz no sale. Generalmente suele ocurrir de forma secundaria a una ausencia del paso del aire a través de las cuerdas vocales o a la deficiencia de la aproximación de estas (incapacidad de hablar). Su diferencia de la disfonía es que la afonía es un trastorno más grave. Hay afonías por problemas psicógenos y por daño quirúrgico iatrogénico", indicó el otorrinolaringólogo Gabriel Molina Mañé. La disfonía psicogénica está provocada por algún trastorno psicológico y puede aparecer cuando hay algún cambio brusco en la vida de la persona, como respuesta espontánea a una situación de miedo, terror; también en pacientes con hipocondría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario