Falleció la soprano Camilla Williams

02.02.12 - El domingo se apagó su voz a los 92 años. Su vida comprende un significativo capítulo de la vida cultural estadounidense del siglo XX. Camilla Williams fue la primera soprano negra en debutar con un rol protagónico en una compañía lírica de importancia en su país: lo hizo en el New York City Opera en 1946, como Cio-Cio-San en Madama Butterfly.

Fuente: Clarin.com

Williams fue de una generación posterior a Marian Anderson, la gran contralto nacida en 1897 y primera cantante negra en actuar en el Metropolitan Opera House de Nueva York, un debut bastante posterior al de Williams en el New York City Opera; fue sólo en 1955, en un rol vocalmente importante pero simbólicamente marginal: la bruja Ulrica en El trovador de Verdi (por lo que cuenta en sus memorias Rudolf Bing, el director del Metropolitan, no era nada sencillo contratar a un artista negro en el Metropolitan de los años 50).

Williams había nacido en 1919 en Virginia. A comienzos de los años 40 comenzó a lucir su talento en las actuaciones del Virginia State College. Luego estudió un poco de canto en Filadelfia (y otro poco en nueva York con Marion Szekely Freschl) y ganó un concurso para una actuación con la prestigiosa orquesta de esa ciudad, dirigida por Eugene Ormandy. En 1945 fue escuchada en un recital en Connecticut por la gran estrella Geraldine Farrar, quien la convenció de su capacidad para la ópera, la instó a estudiar el papel de Cio-Cio-San y la apoyó para su debut en Nueva York.

El debut de Williams con la ópera de Puccini fue celebrado con unánime entusiasmo por la crítica, y en realidad cuesta pensar en una voz más apropiada que la suya para el personaje casi inmaterial de Cio-Cio-San. En Youtube hay varios testimonios de la extraordinaria pureza de su línea, de la naturalidad de su emisión, de la reserva expresiva y la belleza de su timbre, tanto en el repertorio operístico como en el de la canción de cámara (Debussy, Koechlin, Delibes, Malipiero, Respighi, Warlock y otros) y, por supuesto, en los Spirituals.

En 1950 Williams realizó su primera gira por el extranjero, que incluyó actuaciones en Panamá, República Dominicana y Venezuela; en 1954 hizo Butterfly en Londres y fue la primera mujer negra en cantar en la Opera de Viena.

Como Marian Anderson, Camilla Williams fue activista por los derechos civiles. En 1963 cantó en una gran marcha en Washington D.C., antes de que Martin Luther King iera su famoso discurso I Have a Dream, y al año siguiente volvió a hacerlo cuando se le entregó a King el Premio Nobel de la Paz.

Camilla Williams se retiró de los escenarios en 1971 y se consagró a la enseñanza. Fue profesora de Canto en los colegios de Brooklin, Bronx y Queens, y en los 80 ensenó en el Conservatorio Central de Beijing.«

No hay comentarios:

Publicar un comentario